miércoles, 31 de octubre de 2012

HALLOWEEN Y LA MÚSICA


Esta noche celebramos la fiesta de Halloween, o lo que es lo mismo "La noche de los muertos" por lo que el post de hoy va dedicado a ello. Yo me considero una súper miedosa, y lo paso fatal con las pelis de miedo. De hecho, hay unos sonidos característicos que me hacen temblarrrrr... Y es que... 
La música es capaz de incrementar cualquier sensación percibida, de transmitir un sentimiento como felicidad, tristeza, nostalgia, miedo, terror… y es que cualquier tipo de sonido, sin ser música, tiene un efecto particular sobre nosotros. Es la genialidad de quien ordena esos ruidos y sonidos, y también de quien los interpreta, lo que hace posible que la música cobre sentido en el oyente. Combinando este arte con el del cine, el resultado es fantástico.

Como en la vida, la música no siempre rebosa felicidad o cualquier tipo de sentimiento alegre, puede transmitir hasta el sentimiento más terrorífico posible, sensación de agobio, falta de aire, ansiedad…

¿Quién no ha sentido algo así en la escena de la ducha de “Psycho”, de A. Hitchcock? Aquí la música empieza a sonar justo cuando el asesino aparta la cortina y es aguda, estridente y “afilada” como el cuchillo que mata a Janet Leigh. En esta escena también podemos apreciar lo inquietante que puede llegar a ser la ausencia de la música, es decir, el ruido de la cortina al moverse, el agua que cae… todo esto genera una tensión que la música amplifica al máximo cuando empieza a sonar.
Aquí abajo podéis ver la escena 


En la mayoría de películas de terror oiremos melodías con tonos menores, melodías casi siempre agudas, inquietantes… como en “The Exorcist”. La melodía es un movimiento constante entre diferentes notas agudas, lo que trasmite al oyente un poco de inquietud, ya que parece que no termine, es decir, no tiene una parte conclusiva. Se trata de una melodía llena de interrogantes y tensión.
Os atrevéis a ver un trocito?


Estas dos películas nos muestran imagen y sonido pueden unirse mediante una serie de simbolismos. El cuchillo del asesino, reflejado con el sonido estridente del violín; el terror a lo extraño y sobrenatural, con las notas agudas del piano… pero ¿qué hay de esas escenas que arrancan poco a poco, esas escenas donde ves venir el peligro, donde sabes qué va a pasar y cuándo? ¿qué valor tendría la escena de “Jaws” (Tiburón) sin esa preparación previa?
Todo el que escuche este tema entero sentirá seguramente la sensación de estar en una caza, pero en el papel de presa. Es muy asfixiante porque la tensión no se mantiene, como en “The Exorcist”, va en aumento y no resuelve de forma clara. La música aumenta en intensidad, en instrumentación, en articulación… refleja como el cazador  va acortando las distancias con su presa y esta, de alguna manera, sabe que no tiene escapatoria.


Esperemos que hayáis pasado un momento terroríficooooooooo...

9 comentarios:

  1. Aún sigo soñando con la niña del exorcita....pasé un miedo terrible. Aunque a día de hoy, hay algo que me da mas miedo, y esas son las hijas de zapatero jajajajajajja!!
    Es una bromilla!!! Feliz Halloween

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeejej... Sois las mejores!!! Feliz Halloween

      Eliminar
  2. En nuestra boda pusimos la música de "Tiburón" para cuando sirvieron el cordero en el banquete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm... Una banda sonora perfecta para devorarlo todo, jejejj Feliz noche de Halloween!!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. A mi también, no soy mucho de películas de miedo.

      Eliminar
  4. Nunca había pensado en todos los detalles que explicas en este post. Aunque no me he atrevido a abrir los videos, je je, logro entender esta magnífica explicación.

    ResponderEliminar
  5. No concibo la vida sin música, ni el arte sin música, ni el cine sin musica. La musica es vida, es arte y son emociones. Menuda selección de películas son de mis preferidas!!! Un cordial saludo.

    ResponderEliminar